Iniciar sesión

Nombre de usuario *
Contraseña *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre *
Nombre de usuario *
Contraseña *
Verificar contraseña *
Correo electrónico *
Verificar correo electrónico *
Captcha *
NjkwNTEwNWMxZTYxYTM5NTYxMTY2MTMyOWJmYTkzYjAxNjY5NTMwOTE2
Recargar Captcha

CONECTIVIDAD AUTOMOTRIZ, El desafío de la conducción

En las últimas décadas, la conectividad y la tecnología de datos se han ido ligando progresivamente, revolucionando así la industria automotriz y despertando una generación en la que los autos se comunican con el hombre, las máquinas (otros autos) y con la infraestructura (semáforos-casa-empresa), logrando significativos avances en materia de seguridad vial.

Los avances tecnológicos en el sector automotor, han generado lo que podemos llamar una nueva “Revolución Industrial” en el ámbito de la circulación y su relación con la conectividad, para hacer el “Futuro Ahora”, es decir, se han creado vehículos que gracias a la Internet, se conectan con otros autos (tecnología v2v), con la infraestructura vial (C – V2X) y hasta con nosotros a través del celular (tecnología 4G), para obtener información necesaria, que gracias a novedosos sistemas, más que asistir al conductor, facilitan su conducción, protegiéndole de peligros externos y resguardando su vida ante daños en colisiones.

Conectividad es la capacidad de conexión de un dispositivo a un ordenador personal u otro dispositivo electrónico de forma autónoma.

Nos permite transferir información a diferentes dispositivos que podemos usar en la vida diaria para comunicarnos más fácil y efectivamente. Es la palabra clave o la base de la conducción ahora más segura y llena de posibilidades. Es el despliegue de la 5ta. generación de la automoción o el punto de partida a la era de la conducción autónoma. La conducción autónoma es meterse en el auto y dejarse llevar, pero para eso hay que pasar por una serie de niveles que son los pilares fundamentales sobre los que se asentará el futuro de la movilidad. A continuación la escala de niveles de la autonomía según la Society of Automotive Engineers (SAE). Es para conocer las capacidades de los vehículos autónomos.

NIVEL 0: SIN ASISTENCIA

Es el nivel inicial, en el que el conductor realiza todas las tareas (acelerar, frenar, girar) en todo momento. El conductor tiene el control completo. Aún la mayoría de los autos se encuentran en este nivel.

NIVEL 1: CONDUCCIÓN ASISTIDA

Estos autos pueden tener sistemas que controlen la velocidad o la dirección, pero no ambos al mismo tiempo. Algunos automóviles modernos cuentan con piloto automático adaptativo (que acelera o frena de forma automática, dependiendo del tráfico). También los sistemas de control de carril, que automáticamente evita que un auto salga de su carril. El conductor sigue controlando el carro y debe mantener las manos en el volante, pero recibe asistencia para escenarios específicos.

NIVEL 2: AUTONOMÍA PARCIAL

En este nivel, el auto tiene capacidad de tomar el control de la dirección y la aceleración, así como del frenado, pero solo bajo ciertas condiciones y por periodos cortos (menos de un minuto). Aunque se conduce solo, el piloto debe estar al volante y atento para tomar el control en cualquier momento. Tesla Autopilot ha estado en este nivel hace varios años, y ya otras marcas están en el mercado de automóviles con capacidades similares.

NIVEL 3: AUTONOMÍA CONDICIONAL

En este nivel, el auto ya puede conducirse solo en la mayoría de las situaciones y por periodos extendidos de tiempo, pero al igual que en el 2, se requiere que el piloto esté al volante por si el auto no puede resolver alguna situación y necesita ceder el control al conductor. El problema es legal, ya que en caso, de haber accidentes, no está claro qué tipo de responsabilidad tendría el conductor; es por ello que algunas empresas planean saltarse este nivel.

NIVEL 4: ALTA AUTONOMÍA

Un automóvil con autonomía nivel 4 se conduce por sí solo y sin necesidad de que una persona esté al pendiente. En caso de que el auto se encuentre ante una situación en la que no pueda conducirse (por ejemplo durante una tormenta donde se reduzca significativamente la visibilidad), busca un lugar seguro donde detenerse y espera a que se disipe la dificultad o el pasajero le provea información adicional. Un automóvil nivel 4 no necesariamente cuenta con controles para conducción manual.

Algunas empresas ya tienen prototipos nivel 4 (Waymo de Google) y (en el caso Tesla, el Modelo S) que cuenta con todo el hardware necesario, pero las computadoras de a bordo todavía recopilan horas de manejo para entrenar los algoritmos de conducción autónoma.

NIVEL 5: AUTONOMÍA COMPLETA

En este nivel, el automóvil se conduce totalmente solo en todos los escenarios, incluso los más extremos. Aunque el paso entre nivel 4 y 5 parece pequeño, la realidad impone aún, superar muchos retos técnicos para satisfacer todas las situaciones. Es por ello que aún ninguna empresa ha manifestado tener automóviles nivel 5. Pero deben estar por llegar.

Conectividad Automotriz 02Antecedentes

Todo comenzó en los años 80, cuando en los autos más lujosos de la época, se incorporaron tecnologías que sólo ofrecían llamadas de voz a través de móviles que se mostraban en algún lugar del habitáculo. A mediados de los 90 con la llegada de la telefonía, el 2G, GSM, y poco después GPRS se desarrolló la conexión del sistema “Manos libres” al audio del auto, con la cual se podía hablar desde el auto con el teléfono móvil a través de auriculares.

La generación 3G de telefonía, fue denominada UMTS y permitió un ancho de banda suficiente para conectarse a internet desde el teléfono. Cierto tipo de conectividad con los sistemas de navegación GPS y distintos tipos de infotainment llegaron tras el nacimiento del primer iPhone en 2007.

Con el 4G, los vehículos de alta gama empezaron a ofrecer internet, disponiendo de una tarjeta SIM que se conectaba con redes 3G o 4G para estar en permanente conexión con el mundo. Por ejemplo, Audi, con “Audi Connect”. Luego muchos fabricantes recurrieron al wifi dentro del auto con sus “routers”, como Audi, BMW y Toyota, que siempre están a la vanguardia.

Y en la actualidad con el desarrollo de la tecnología 5G, existen más de 20 millones de vehículos conectados en todo el mundo, según las estadísticas. Estos tienen la posibilidad de utilizar aplicaciones de comunicación entre autos (v2v) y elementos externos C-V2X, a través de las redes del 4G y LTE, que son lo suficientemente rápidas como para hacer actualizaciones de estado, solicitar un car sharing, taxi, Uber o Cabify, entre otras.

Conectividad Automotriz 03Conectividad actualmente

La mayoría de las marcas de automóviles están sumándose a la era de la conectividad y estableciendo alianzas y acuerdos con las grandes empresas y operadores del mundo de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). Gracias a éstas los fabricantes se benefician de una relación más efectiva con el usuario. Y éste disfruta más de su experiencia con el vehículo, gracias a posibilidades como la monitorización continua del estado del auto. Todo ello sin olvidar los aspectos de seguridad. La integración de las TIC en los vehículos no debe suponer una distracción de los conductores, sino más bien la forma de ofrecerles seguridad, ofreciéndoles información anticipada en torno al peligro para evitarlo.

Conectividad, seguridad, información, entretenimiento y servicios de navegación son las bases de esta etapa, las cuales son valoradas cada vez más por el usuario a la hora de elegir un automóvil. En tal sentido, el auto conectado debe integrar dispositivos móviles (smartphones o tablets) y aplicaciones como sistemas de reconocimiento facial, de voz, lector de huellas dactilares del conductor o propietario; plataformas de correo electrónico, tráfico o geolocalización (ubicación de la familia, amigos o sitios de interés, así como las APP de infoentretenimiento: música, publicidad o marketing, etc).

Pero la verdadera potencialidad de la conectividad es que se puede dar y recibir información en tiempo real, precisa y anticipada, sobre fenómenos meteorológicos, accidentes en la vía, situación en cruces o puntos sin visibilidad, etc. Esto hará la conducción más segura, ahorrará tiempo y reducirá el consumo de energía. Los sistemas que permiten esa conectividad se están integrando de forma progresiva en los nuevos vehículos y es posible que aparezcan actualizaciones y mejoras en torno a esto para los que ya están en circulación.

 

EL FUTURO DE LA CONECTIVIDAD

FORD

Este importante desarrollo es altamente positivo para el progreso de la automoción, la movilidad y aún más para el usuario de los autos del mañana, por tal motivo, las fabricantes vienen esforzándose por generar vehículos enmarcados en la conectividad, que es la tecnología del futuro, porque facilitará la vida del conductor, además de brindarle seguridad y por ende, tranquilidad al circular. Ford viene trabajando en lo que han llamado “el diseño del futuro de la movilidad”, refiriéndose a un vehículo autónomo que culminarán y presentarán al público en 2021. El mismo será nivel 4 (automatización), porque no tendrá ni volante ni pedales de freno o acelerador. El objetivo de la norteamericana es integrar una flota de estos vehículos compartidos al servicio comercial y de movilidad, la cual busca que esté disponible a gran escala. Anunciaron en su momento que pasaron de ser una compañía de automoción a una empresa que ofrecerá soluciones de movilidad y para ello, crearon la compañía Smart Mobility, la cual a su vez creó la herramienta FordPass, que ofrece información del auto a sus usuarios actuales como (abrir y cerrar el vehículo, ver la carga que tiene si es un eléctrico, el kilometraje recorrido, la gasolina con la que cuenta el auto y si éste presenta alguna avería).

VOLVO

Volvo, por su parte siempre preocupada por la seguridad del conductor, incursiona en la conducción autónoma, (la cual considera vital, ya que permite reducir accidentes que muchas veces son causados por fallas humanas), a través de aliados de primer nivel, que ya trabajan para que en 2021 esto sea una realidad.

La sueca junto a Autoliv y Zenuity utilizarán la plataforma de computación automovilística de inteligencia artificial de NVIDIA como base para desarrollar su propio software avanzado de conducción autónoma. Estos sistemas podrán comparar la percepción de una situación en tiempo real con un mapa de alta definición, lo que les permitirá planificar una ruta segura y seguirla de forma precisa ajustándose a las circunstancias de la circulación. También llevarán a cabo otras funciones como por ejemplo, el análisis de imágenes de las cámaras para crear una vista envolvente completa del vehículo que según los directivos también mostrarán el año que viene.

 

LO NEGATIVO DE LA CONECTIVIDAD

La preocupación en la industria del automóvil ha sido proteger a las personas de las máquinas, entiéndase, al conductor o pasajero del auto, durante una colisión o accidente, pero el mundo cambia y hoy día, cuando celebramos los grandes progresos, debemos también tener en cuenta que los autos son como dispositivos móviles. Así que es necesario que las automotrices ofrezcan información al usuario de cómo protegerse de los amigos de lo ajeno (los hackers).
Audi se dedica a la creación de una arquitectura en red que aísla unos sistemas del vehículo de otros por medio de diferentes requisitos de seguridad, de manera que si uno de ellos es atacado con éxito el resto no se vea afectado automáticamente, es decir, que no haya un fallo en cadena que aumente el peligro. Es como la actualización de nuestro teléfono, ordenador o tablet. La idea es definir con exactitud los riesgos de seguridad que cada sistema plantea y establecer cortafuegos o protección contra los hackers para mantener en todo momento la integridad física y mental de los ocupantes del auto.
El mundo de la conectividad y la conducción autónoma tiene un largo camino por recorrer y para su evolución es absolutamente indispensable garantizar la seguridad de los sistemas, esto es algo que se debe consolidar. Otra cosa es que con la llegada del auto conectado, la demanda de datos, según BMW para este año, superará 1 GB por vehículo al día (30 GB por vehículo al mes). Y se prevé que a medida que aumente su funcionalidad, esta cifra se multiplicará por 30 hasta alcanzar 1 TB de datos por vehículo al mes para el 2025. Las redes están diseñadas para distribuir datos desde un único punto geográfico a todos los consumidores/operadores de un servicio. Sin embargo, el auge del Internet (IoT) requiere la recopilación y procesamiento de cantidades masivas de datos de dispositivos móviles “conectados” en el edge. Esa es la razón por la que las plataformas tecnológicas tradicionales al parecer no podrán soportar esta avalancha de datos. Esta situación amerita que la industria diseñe formas de descargar y analizar datos críticos a través de pasarelas de API de terceros, eliminar el bloqueo de proveedores, buscar la integridad de los datos y permitir una visión en tiempo real mientras se garantiza el cumplimiento de la soberanía de éstos con el objetivo de ofrecer soluciones de conectividad flexibles, escalables y ágiles para dar soporte a las nuevas generaciones de vehículos.

 

Última modificación el Miércoles, 02 Noviembre 2022 15:42

Dejar un comentario

Asegúrese de ingresar toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). El código HTML no está permitido.